PERSIGNARSE

Como todas las mañanas, tomé el transporte público para ir a trabajar. Al lado mío se sentó una dama con el uniforme de los funcionarios de la municipalidad. 

Cuando pasamos frente a una iglesia, se persignó. Es católica la señora, pensé. 

Cuando nos acercábamos a la parada de mi destino, le solicité se apartara para dejarme pasar. Se molestó mucho, no se quitó y tuve que pasar encima de ella. 

Cuando me bajé del bus, pensé: No sé para qué se persignan estos cristianos si amanecen peleando con el prójimo. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

El origen del placer

EL JOYERO DE BANANOS

HICE LO QUE TENÍA QUE HACER